La farsa que se quedó corta

En el año 2003 vi por primera vez un espectáculo de Els Joglars en el Teatro Principal de Zaragoza. Era ‘Ubú President o los últimos días de Pompeya’, inspirada en ‘Ubú Rey’, de Alfred Jarry, y continuación de ‘Operación Ubú’, la pieza que Boadella y su compañía estrenaron en 1981, seis meses después de la llegada de Jordi Pujol a la Generalitat. Els Joglars volvían cada año a mi ciudad y yo acudía en cada ocasión con mi madre, como la primera vez, y así se convirtió en un ritual. Juntas disfrutamos de ‘El retablo de las maravillas’, ‘En un lugar de Manhattan’ o ‘La cena’. Aquella primera vez quedé para siempre convencida del extraordinario talento de la compañía, caí rendida de admiración ante las interpretaciones de Ramon Fontserè y Pilar Sáez, y admiré la extraordinaria puesta en escena. Además estaba el asunto de la sátira: Boadella había montado un espectáculo inteligente, divertido y brillante en lo teatral y a través de la burla señalaba los defectos reales de Jordi Pujol, el honorable, como se le llamaba en la función (excels en la versión en catalán). Boadella se reivindicaba como bufón, como en sus memorias, desde la escena. Después llegó el boicot que sufrió la compañía en los teatros catalanes, el libro ‘Adiós, Cataluña’, y el adiós a la compañía: Boadella lo dejaba y en su lugar se ponía Fontserè.

Ahora se sabe que aquella obra, además de todas las virtudes citadas, tenía también algo de premonitorio, aunque se había quedado corta en sus augurios. Hay indicios de que el clan Pujol-Ferrusola se comportaba como una organización criminal: el primogénito, Jordi Pujol Ferrusola, ahora en prisión sin fianza, ha sacado de España 30 millones de euros durante los dos años en que estuvo en libertad provisional. Marta Ferrusola usaba palabras en clave para ordenar movimientos de sus cuentas en Andorra, ella era “la madre superiora”, según una carta manuscrita de 1995.

La frase de Karl Marx dice que “La historia se repite; primero como tragedia, y después como farsa”. En el caso de los Pujol primero fue la farsa, después la tragedia. Primero la ficción, después se supo la realidad, que dejaba la ficción en un chiste.

*Columna publicada en Heraldo domingo el domingo 14 de mayo de 2017.

**La foto está tomada de aquí.

 

Post a comment

You may use the following HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *